Antonio: “Debíamos olvidar todo lo que teníamos para salvar la vida”

Este refugiado vietnamita se crió en el seno de una familia acomodada, pero en 1975 con el final de la guerra civil que duró dos décadas, se vieron obligados a salir del país y a abandonar todo lo que tenían para poder salvar la vida. No sabían a dónde iban, ni qué futuro les esperaba. Les destinaron a Salamanca, donde pudieron construir una nueva vida lejos de la guerra.

 

“Mucha gente salió. Nosotros vivíamos en una familia acomodada, pero no había otra opción. Debíamos olvidar todo lo que teníamos antes para poder salvar la vida”, recuerda Antonio cuatro décadas después de emprender una huida que le llevaría a nuestro país. Primero llegó a Madrid, pero luego fueron destinados a Salamanca, donde les acogieron de un modo que aún hoy Antonio, refugiado vietnamita, recuerda emocionado.

“Venían para preguntarnos lo que necesitábamos y compartir con nosotros comida, ropa de invierno, porque no teníamos nada. Estaba nevando y hacía frío”, comenta. Antonio nunca olvidará, aunque hayan pasado 38 años, cuando una persona que llevaba un abrigo se lo quitó y le dijo ‘tómalo’, un gesto que le sirvió para sentirse querido. «No necesitas muchas cosas, salvo amor y ayuda para poder vivir y desarrollarte, y comenzar una nueva vida”.

Así fue como pudieron empezar de cero e iniciar su proceso de inclusión en un país que daba sus primeros pasos como país de acogida, tras más de cuatro décadas siendo país de exilio. «A veces pienso que tengo hasta la cara española», dice entre risas. «Sé que no es así, pero me siento desde dentro y desde fuera como un miembro más integrado dentro de la sociedad”.

Sin embargo, se le cambia el semblante cuando se le pregunta por lo que siente cuando ve las noticias de las personas que buscan refugio en estos momentos. “Es una pena ver estas imágenes de la gente viniendo en barco y los niños muriendo”. Y no tiene dudas a la hora de contrarrestar los discursos racistas y xenófobos que provocan este rechazo. “Solo se fijan en los migrantes que hacen malas cosas y dicen que hay que echarlos fuera, pero no se fijan en que la causa principal de buscar refugio es encontrar un país donde poder vivir en paz y poder así reconstruir tu vida desde cero, siempre teniendo una esperanza luchadora”, reivindica.

‘Memorias de Refugio’ es un proyecto audiovisual para no olvidar quiénes somos y de lo que somos capaces. Un documental para recuperar la memoria y homenajear a todas aquellas personas que tuvieron que arriesgar sus vidas para poder vivir seguras y en paz.

 

¡Descubre más historias y ayúdanos a mantener viva la memoria!

Ayúdanos.

Con una aportación de 10€ nos ayudas a proporcionar el material escolar para niños y niñas refugiadas