Aliou: de jugarse la vida en una patera a encontrar “una familia” con Lakook Causas CEAR

Aliou llegó a España en 2020, tras una peligrosísima travesía marítima desde su país de nacimiento, Gambia. Cuando logró pisar tierra firme su estado de salud estaba muy deteriorado, pero consiguió recuperarse, y ahora entre los fogones del restaurante de Lakook Causas CEAR de Casa Árabe, no solo ha descubierto una pasión, también ha encontrado “una familia”.  

 

Aliou recuerda a la perfección el día que se embarcó en el viaje más peligroso de su vida. Fue el “3 de noviembre de 2020”. También recuerda el número exacto de personas que le acompañaban: “139”, entre las que se encontraban “un montón de niñitas y niñitos”. Era consciente del riesgo de su decisión, pero huir de un país donde se vulneran los derechos humanos de forma sistemática, fue la única manera que encontró para sobrevivir. Puede que esos 11 días en medio del océano fueran los más largos de su vida: “sin agua”, “sin comida suficiente”, recuerda que les daban “vasitos de arroz con azúcar” para llenar el estómago. Y lo peor, con el fantasma de la muerte pisándole los talones.  

 

La agonía se agudizó a medida que iban pasando los días y la gasolina se iba agotando, “estábamos como locos”, recuerda. Finalmente, les rescataron y pudieron, al fin, pisar tierra firme. Pero las consecuencias de su decisión le acompañaron meses después: su salud quedó muy deteriorada y tuvo que pasar una larga temporada entre hospitales. No tenía forma de contactar con su familia para confirmarles que estaba bien, no sabían dónde estaba, ni siquiera sabían que se había subido a una patera. Tampoco tenía manera de comunicarse, la barrera lingüística no ayudaba a su recuperación física y emocional.  

Dos meses después fue acogido por CEAR en Sevilla, continuó con los tratamientos médicos y poco a poco comenzó su proceso de inclusión, a recuperarse, a aprender el idioma y a mirar hacia el futuro. Tras pasar por formaciones de pintura y construcción, descubrió en un curso de cocina su pasión por la gastronomía. Y tras unos meses de prácticas, entró a formar parte del equipo de Lakook Causas CEAR de Casa Árabe como ayudante de cocina, donde ha conseguido darle forma a esta pasión. 

Se le llena la boca de buenas palabras sobre su experiencia en el proyecto y el equipo que lo conforma: “Enrique”, “Zaida”, “Martín”, “Moha”…”son gente linda, quieren ayudar a la gente”, asegura. Pero Aliou no solo ha encontrado buenos compañeros y compañeras de trabajo, también ha descubierto “una familia”. “Somos inmigrantes y nos respetamos los unos a los otros”.  

Ahora su principal preocupación son sus papeles, le han denegado el asilo y su futuro vuelve a ser incierto. Los necesita dice para “tener derechos”, “ir al médico” y, en definitiva, tener una vida como “el resto”. Cuando habla de su futuro, también habla de sus sueños: “Seguir trabajando en Lakook”, “hacer música”, “ayudar a la gente de mi país”.  

Los sueños de Aliou son innumerables, se sonroja cuando habla de ellos, pero también se le ilumina la cara. Habla de ellos con pudor y acaba la frase con un “vamos a ver qué sale, pero hay un montón de sueños”.

 

Descubre más historias de refugio aquí.

Ayúdanos.

Con una aportación de 10€ nos ayudas a proporcionar el material escolar para niños y niñas refugiadas