Souleymane, de rescatado a cocinero en una residencia de mayores en tiempos de coronavirus

Uno de los rescatados por el barco de Open Arms, acogido por CEAR en su centro de Reus, trabaja como auxiliar de cocina en una residencia de mayores. Souleymane se siente agradecido de estar en primera línea de la lucha contra el coronavirus en el país donde ha podido cambiar el rumbo de su vida.

 

Souleymane Barry, de tan solo 24 años, se acuerda bien de las fechas que han marcado las encrucijadas recientes de su vida, y cuenta de corrido cuando hace ya cinco años tuvo que huir de su país, Guinea Conakry. Tras un recorrido en coches, autobuses y a pie, finalmente acabó en Libia, desde donde intentó alcanzar la costa italiana en una barca neumática. 

Llegó a España el 4 de julio de 2018, tras ser rescatado por la embarcación Open Arms que operaba en el Mediterráneo central junto a otras misiones humanitarias con el objetivo de salvar las vidas de miles de personas que trataban de huir del infierno libio. Desde allí fue trasladado al puerto de Barcelona y el 16 de agosto llegó al centro de acogida de CEAR en Reus, donde pasó los siguientes seis meses y tuvo la oportunidad de aprender castellano, así como de realizar cursos que ahora le permiten tener un trabajo. 

Lo que no se imaginaba es que este trabajo le llevaría a estar tan cerca de uno de los colectivos más afectados por actual emergencia sanitaria y social que sufre nuestro país. “Hace ocho meses que he empezado a trabajar en una residencia de mayores en Tarragona como ayudante de cocina”, apunta. Souleymane no deja de sentirse agradecido, y aunque en su residencia no se ha dado ningún caso de coronavirus sabe que son días muy difíciles para todas las personas que allí residen. En tiempos de coronavirus los mayores no solo le hacen sonreír, también olvidar los peores momentos de su pasado. 

CEAR reclama que a Souleymane, como tantas otras personas que fueron acogidas por el gobierno español rescatadas por las embarcaciones Aquarius y Open Arms cuya solicitud de asilo está siendo denegada, reciban algún tipo de protección atendiendo a las circunstancias que motivaron la salida de su país y a las condiciones de extrema violencia vividas en Libia. En el caso de Souleymane, su trabajo en una residencia de ancianos, actualmente los más vulnerables ante esta pandemia, es un valor fundamental para la sociedad española.

Ayúdanos.

Con una aportación de 10€ nos ayudas a proporcionar el material escolar para niños y niñas refugiadas