Paola ha recuperado la confianza en Lakook Causas CEAR tras huir de las incesantes amenazas por motivos políticos

Paola huyó de Honduras por las constantes amenazas recibidas, su padre era un líder político en Honduras y se vieron obligados a escapar. Ahora trata de reconstruir su vida en España y «Lakook Causas CEAR», el restaurante de Casa Árabe, le ayuda a mirar al futuro con confianza.

 

A Paola le duele recordar los motivos que la obligaron a huir junto a su familia de Honduras, lo hace de forma tímida, pasando por encima y sin querer entrar en detalles escabrosos. Su padre formaba parte de una formación política muy perseguida por “mafias”, “narcos” y el “propio partido de la oposición”. 

Primero empezaron las amenazas, y después los hechos: “los hechos son muy fuertes, pero por suerte no tuvimos que lamentar vidas humanas”. Reconoce resignada que es el precio que hay que pagar por que tu padre sea un líder político, “involucra a la familia” y “es muy difícil dar marcha atrás”.  

La gota que colmó el vaso de una sucesión incesante de amenazas fue cuando quemaron la casa de su padre, con su familia dentro. Consiguieron salvarse, pero ese fue el preciso momento en que decidieron que no les quedaba otra alternativa que “escapar”. 

Primero huyó a México junto a su padre y hermanos, y unos meses más tarde, en 2018, Paola viajó a España, donde su madre ya residía. Solicitó asilo a los meses de aterrizar, pero sigue esperando la resolución de su caso.  

El rostro de Paola se va transformando al hablar de su vida en España, empieza a sonreír, a relajar el cuerpo y se reafirma diciendo que “la seguridad es lo más importante”. Pero sobre todo, se le ilumina la cara al hablar de “Lakook, causas CEAR”, el restaurante de la terraza de Casa Árabe. “Soy una afortunada”, refiriéndose a su paso por el proyecto. 

Unas semanas después de acudir a CEAR, la llamaron para una entrevista porque sabían que tenía experiencia en hostelería, y tras pasarse el verano trabajando en el restaurante, se le llena la boca de buenas palabras, pero resalta sobre todo el trasfondo “humano” del proyecto: convivir con otras culturas, el buen trato recibido por el equipo y la curiosidad de las personas que se acercan a degustar los platos.   

En un futuro, a Paola le gustaría dedicarse a algo relacionado con lo que está estudiando, tecnología informática digital. Pero esa palabra, “futuro”, le conecta con sus raíces y le lleva a soñar con volver algún día al país donde nació, a un Honduras libre y seguro.   

 

CONOCE MÁS HISTORIAS DE REFUGIO

Ayúdanos.

Con una aportación de 10€ nos ayudas a proporcionar el material escolar para niños y niñas refugiadas