María: “En mi país he sufrido una guerra social de rechazo”

“Antes mi vida era feliz”. Así comienza su testimonio María, una mujer venezolana de 39 años que tuvo que huir porque parte de su familia, de la sociedad y del Gobierno de su país no aceptaron que amara a otra mujer.

 

Esta productora audiovisual que trabajaba como manager de actores, cantantes y modelos cuenta como lentamente su condición de homosexual se convertía en un problema cotidiano. “El mismo gobierno ha sembrado el rechazo a los homosexuales, a los diferentes”, dando a entender que “son seres extraños que ensucian”, denuncia.

María relata casos de agresión en los que un grupo de personas les tiraron botellas a ella y a su pareja con la que iba cogida de la mano, mientras les gritaban que “se fueran a buscar un hombre”. El mundo de María comenzó a tambalearse con varios asesinatos de amigos transexuales y ataques frecuentes en los locales frecuentados por la comunidad LGTB.

Pero un día se dio cuenta que también tenía enfrente a los que supuestamente debían protegerla: al ir a denunciar dos intentos de violación de sus propios vecinos, cuenta que la respuesta de la policía fue “vamos para el calabozo para que te enseñe lo que es estar con un hombre”. En ese momento decidió marcharse del país. A dónde fuera.

Tomó la decisión “de la noche a la mañana”. Y tras venderlo todo para comprar el billete tomó rumbo a España sin saber siquiera que al llegar podría pedir asilo. “Pensaba que el refugio era cosa de guerras, pero no analicé que yo tengo una guerra social en mi país, una guerra de rechazo, que es igual a una guerra porque no puedes salir de tu casa porque te matan”.

Tras unos meses en un centro de acogida de CEAR, María ya vive en un piso y centra sus esfuerzos en su vida profesional. Espera la convalidación de su título y se forma para volver a trabajar como productora. Y ya sólo se imagina viviendo aquí. “No sé en qué rincón, pero en España”.

Escucha el testimonio de María:

Más información e historias en la campaña Perseguidos LGTB.

Ayúdanos.

Con una aportación de 10€ nos ayudas a proporcionar el material escolar para niños y niñas refugiadas