Olga, Ucrania: “Tuvimos que dormir a 23 bajo cero cuando una bomba cayó en mi casa”

Olga trabajaba como funcionaria en Ucrania, hasta que estalló el conflicto y su ciudad, Donetsk, se convirtió en campo de batalla.

Llevaba una vida como la de cualquier otra joven que empieza su primer trabajo. Pero con el inicio del conflicto en su ciudad, Donetsk, huyó a una localidad cercana, alejada de las líneas de combate, aunque al no encontrar allí modo de sobrevivir decidió escapar sola hacia España, donde vivía su hermano.

En junio de 2015, tras recibir asesoramiento por parte de CEAR, solicitó asilo en nuestro país y empezó a rehacer su vida en un centro de acogida. Ahora acaba de encontrar un trabajo en otra ONG y dice que cada día le gusta más España. Su solicitud continúa esperando una respuesta. Como ella, 21.625 personas en España siguen pendientes  de que su solicitud de asilo reciba una respuesta.

Ayúdanos.

Con 10€ logramos que un niño refugiado tenga

acceso a material escolar y libros de texto para ir al colegio.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptando nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies