La situación de las personas refugiadas en los países de tránsito

El Observatorio del Derecho de Asilo, las Migraciones Forzadas y las Fronteras realizó investigaciones en terreno sobre la situación de las personas refugiadas y solicitantes de asilo en Líbano, Jordania y Turquía.

 

CEAR ha presentado en el Salón de actos del Palacio de la Isla en Cáceres las conclusiones de sus informes sobre la situación de las personas migrantes y refugiadas en los países de tránsito hacia Europa en la charla “Protección Internacional y vías legales y seguras en países de tránsito: Líbano, Jordania y Turquía”. La presentación contó con Nuria Diaz, coordinadora estatal de Incidencia de CEAR y Diana Muñoz, investigadora de esta entidad en Extremadura, quienes compartieron los resultados de estas investigaciones y conversaron sobre el trabajo de CEAR en la defensa del derecho de asilo.

La organización ha realizado tres investigaciones manteniendo reuniones con representantes de los tres gobiernos, organismos internacionales, organizaciones y personas solicitantes de asilo y refugiadas que se encuentran en estos países. El objetivo ha sido analizar y visibilizar su situación en estos países, así como el funcionamiento de vías legales y seguras como el reasentamiento  para que muchas personas con necesidad de protección internacional puedan llegar a territorio europeo sin necesidad de jugarse la vida en el intento.

Las investigaciones son fruto del Observatorio del Derecho de Asilo, las Migraciones Forzadas y las Fronteras, proyecto con financiación de la Agencia Extremeña de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AEXCID). Estos tres países aglutinan a unos 6,5 millones de personas con necesidad de protección internacional, lo que supone un 22% de las personas solicitantes de asilo y refugiadas en el mundo. La acogida de este elevado número de personas de orígenes diversos supone un importante desafío para estos países, que enfrentan significativos retos económicos y sociales. De ahí que estos países hayan pedido insistentemente la colaboración de la comunidad internacional y la implicación de la Unión Europea y sus Estados miembro en el reparto y asunción de responsabilidades.

Tras esta investigación, los principales retos en materia de protección detectados fueron las dificultades para acceder a la protección internacional en Líbano y Jordania, la carencia de recursos de acogida específicos para atender las necesidades especiales, la dificultad para generar ingresos estables y por tanto la dependencia de la ayuda humanitaria, así como la insuficiencia de fondos para atender a todas las personas en situación de vulnerabilidad y la falta de acceso a la vivienda privada en condiciones dignas.

Además, CEAR realiza en sus informes las siguientes recomendaciones al Gobierno español para aliviar esta grave situación humanitaria:

  1. Conceder estatuto de refugiado en vez de protección subsidiaria a las personas reasentadas.
  2. Aumento de las plazas anuales para la llegada de personas a través de reasentamiento y compromiso con un programa de cuota obligatorio y progresivo.
  3. Apertura de los programas de reasentamiento a otras nacionalidades con necesidad de protección, así como a realidades diversas, entre las que se incluye el colectivo LGTBI, altamente expuesto a la vulneración de sus derechos en el contexto de estos países de tránsito.
  4. Mejora de la información sobre la acogida, los servicios y la inclusión en nuestro país durante el proceso de reasentamiento. Para ello, es necesaria la incorporación de las ONG especializadas que participan en la acogida de las personas refugiadas una vez en España, en las misiones de selección realizadas por el Gobierno español.
  5. Canalizar el reasentamiento de las personas refugiadas en Turquía a través del “Centro de Apoyo al Reasentamiento” coordinado por la EASO (de participación voluntaria), con el fin de mejorar la agilidad y la calidad del proceso en este país.
  6. Explorar iniciativas complementarias y diseñar programas propios de vías legales y seguras que contribuyan a cumplir con la responsabilidad hacia las personas refugiadas y con necesidad de protección en países de tránsito, como pueden ser el visado humanitario.
  7. Flexibilizar los requisitos y reducir los tiempos de aprobación en los programas de reagrupación familiar desde estos países, como vía complementaria de acceso legal y seguro a España para los familiares de las personas refugiadas que ya se encuentran en nuestro país.

 

Información sobre el Observatorio

El Observatorio busca mejorar el conocimiento de la situación de las personas migrantes y refugiadas, y el respeto de sus derechos, así como fortalecer el trabajo que realizan las organizaciones de la sociedad civil en la promoción y defensa de los derechos humanos de las personas refugiadas y merecedoras de protección internacional. También busca favorecer la conexión entre las sociedades civiles organizadas de diferentes países y aumentar la capacidad de denuncia de las situaciones de vulneración de los derechos humanos.

Este observatorio está funcionando en Extremadura desde el 2016. Durante sus diferentes fases se ha analizado la situación en las fronteras, con informes publicados sobre Italia, México/Guatemala; Grecia y España/Marruecos. También se han estudiado los sistemas de protección internacional en los principales países de destino: Alemania, Canadá, Suecia, Francia y Bélgica. Esta presentación corresponde al primer periodo de la tercera fase, sobre la situación de las personas refugiadas en los llamados países de tránsito como Líbano, Jordania y Turquía. El Observatorio continuará su labor de investigación e incidencia en 2021 con el estudio de la situación de las personas refugiadas en Senegal, Mauritania y Argelia.

 

Consulta los informes

                 

 

Ayúdanos.

Con una aportación de 10€ nos ayudas a proporcionar el material escolar para niños y niñas refugiadas