El uso de las cuchillas atenta contra la integridad física y los derechos humanos de las personas migrantes y refugiadas, siendo contrario al Estado de Derecho y al Derecho Internacional de Derechos Humanos.  CEAR hace un llamamiento para que se tenga en cuenta que gran parte de las personas que tratan de llegar a España por esta vía, son susceptibles de recibir protección internacional, huyendo de conflictos y de violación de derechos humanos en sus países de origen.   CEAR condena la instalación de las llamadas concertinas, alambres con cuchillas, en las vallas de Ceuta y Melilla por considerarla una medida inhumana y contraria al Estado de Derecho por atentar contra la integridad física y los derechos humanos de las personas migrantes y refugiadas. Además de tratarse de unamedida inútil que no disuadirá de los saltos a la valla, fruto de la desesperación, y que sólo contribuirá a aumentar el dolor y el sufrimiento de personas migrantes y refugiadas.