CEAR reclama a Pedro Sánchez la reubicación urgente de las personas abandonadas en Moria

La organización abre la campaña de firmas bajo el lema ‘Reubicación Urgente’ para que el Gobierno español tome la iniciativa para la acogida entre diversos países europeos de las personas damnificadas por el devastador incendio la semana pasada en el campo de refugiados de Moria, donde cerca de 13.000 personas malvivían hacinadas y en condiciones infrahumanas en un campo de refugiados construido para acoger temporalmente a 2.500 personas.

 

Ante la decepcionante respuesta de las autoridades griegas y europeas tras el incendio en el campamento de Moria, en la isla de Lesbos, CEAR reclama la reubicación urgente por parte del Gobierno español de estas personas, para lo que pide la colaboración de entidades sociales y ciudadanía a través de una campaña de firmas.

Dada la grave situación humanitaria que se está produciendo en Lesbos, CEAR pide al presidente del Gobierno español que se comprometa, al igual que ya lo han hecho otros países europeos, “a reubicar con carácter de urgencia” a las personas afectadas por el incendio de Moria que se encuentran en una situación de absoluta desprotección en estos momentos.

“Ni España ni Europa pueden mirar para otro lado y dar la espalda a las personas que se encontraban atrapadas en la isla de Lesbos desde hace meses e incluso años. El campo de Moria ha sido la vergüenza de Europa y dejarlas abandonadas tras haber sufrido un incendio consecuencia de las terribles condiciones de dicho campo, sería también dar la espalda a sus responsabilidades en materia de asilo y respeto de los derechos humanos”, afirmó la directora de CEAR, Estrella Galán.

Desde la entidad señalan, además, la necesidad de que España impulse el principio de solidaridad entre los países de la UE con la aprobación en el Nuevo Pacto Europeo de Migración y Asilo de acuerdos obligatorios para garantizar los derechos de las personas migrantes y refugiadas.

CEAR recuerda el ejemplo de solidaridad del anterior gobierno de Pedro Sánchez al acoger a 1.233 personas procedentes de operaciones de rescate en el Mediterráneo Central durante 2018 y 2019 operadas por barcos de ONG. “La situación actual en Moria, donde mujeres, niños y hombres inocentes se encuentran abandonados, durmiendo a la intemperie en plena pandemia, requiere la misma decisión y compromiso con los derechos humanos que se demostró entonces”, afirmó la portavoz de la entidad.

En 2015 se adoptaron varias decisiones del Consejo Europeo por las que los Estados miembros de la Unión Europea se comprometieron a reubicar a más de 100.000 personas desde Grecia e Italia en el plazo de dos años. España incumplió su compromiso de 9.323 personas, acogiendo tan solo a 1.359 del cupo comprometido. Por ello, ante la dramática situación que se está viviendo en Grecia, CEAR considera que es el momento de dar un paso al frente.

No pueden volver al infierno

Desde hace años, CEAR y otras muchas organizaciones griegas e internacionales, han calificado la situación en el campo de Moria como insostenible. Hasta el incendio, allí residían entre 12.000 y 13.000 personas refugiadas y migrantes, en condiciones de sobreocupación y hacinamiento que ponían en grave riesgo sus vidas. Un peligro que había aumentado además en las últimas semanas con la detección de los primeros casos de coronavirus entre los residentes del campo.

“Para los habitantes de Moria, este lugar se había convertido en un infierno. Tras su destrucción no podemos pedirles que vuelvan a un lugar similar, o incluso peor. Sus vidas no pueden quedar suspendidas y atrapadas de nuevo durante años en una isla convertida en cárcel”, defendió Galán.

 

Ayúdanos.

Con una aportación de 10€ nos ayudas a proporcionar el material escolar para niños y niñas refugiadas