Memoria 2020: el año de las distancias en el que CEAR estuvo cerca de las personas refugiadas

Resulta imposible hablar de 2020 sin pronunciar una palabra: coronavirus. La pandemia supuso un obstáculo más a quienes ya habían sorteado demasiados. 2020 fue el año del distanciamiento, de la incertidumbre, de la soledad…pero también fue el año en el que CEAR reinventó su trabajo, humanizó los espacios comunes y acompañó a las personas refugiadas en las situaciones de mayor tensión, incertidumbre, miedo y aislamiento. La Memoria CEAR 2020 recoge las principales actividades y logros alcanzados en un año en el que la palabra REFUGIO tuvo más sentido que nunca.

 

En el año 2020, el equipo de CEAR ha mantenido su trabajo y compromiso con las personas que buscan refugio, llegando a atender a 33.742 personas.

De este total, el 84% fueron solicitantes de asilo, el 15% migrantes en situación de especial vulnerabilidad y un 1% apátridas, según recoge la Memoria CEAR 2020.

De entre las 120 nacionalidades que han pasado por la entidad, más del 50% pertenecen a países latinoamericanos. Siendo Venezuela y Colombia los países mayoritarios.

Un 14% de las personas atendidas han sido niños y niñas acompañados y casi el 50% jóvenes de entre 18 y 24 años. De las 33.742 personas atendidas, 42% han sido mujeres.

Un total de 445.185 actuaciones en las áreas de intervención y 75 acciones de incidencia, sensibilización, campañas y eventos solidarios nos han permitido, un año más, seguir garantizando los derechos de las personas que buscan refugio en nuestro país.

Acogida

En un año marcado por el distanciamiento impuesto por la COVID-19, CEAR no ha dejado de estar presente en los distintos momentos desde la acogida hasta la salida de las personas, humanizando los espacios comunes distanciados o cerrados, acompañando en las situaciones de mayor tensión, incertidumbre, miedo y aislamiento. El gran volumen de denegaciones a solicitudes de Protección Internacional, junto con el impacto de la COVID-19, ha generado cambios en todas las fases del sistema de acogida.

En 2020, el servicio de Primera Acogida sufrió un gran cambio de tendencia. Por un lado, se redujo el tiempo de estancia a medida que avanzaba el año. Por otro lado, aumentaron los perfiles de personas de origen subsahariano en detrimento de las de origen subsahariano. En total, el pasado año se atendieron a 6.671 personas. Mientras tanto, en el servicio de Acogida Temporal de Asilo, se atendieron a 5.115 personas en 1.955 plazas. Para ello, se han  reconvertido los espacios comunes, virtualizado las sesiones de contextualización y adaptado toda la oferta de ocio y tiempo libre a la situación socio-sanitaria. Pero el mayor logro, sin duda, es que se ha logrado una incidencia muy baja de las personas acogidas afectadas por COVID-19 con consecuencias graves, destaca la Memoria CEAR 2020.

 

DISTRIBUCIÓN DE LAS PLAZAS DE PRIMERA ACOGIDA,

ACOGIDA TEMPORTAL DE ASILO Y ATENCIÓN HUMANITARIA

Acción Humanitaria

Los programas de Acción Humanitaria se han seguido adaptando a una situación cambiante, en un año especialmente complicado marcado por la pandemia y por las llegadas por vía marítima, especialmente preocupantes en Canarias. En el año 2020, España ha vuelto a ser la principal puerta de entrada a la Unión Europea por esta vía. En este contexto, los programas de CEAR han estado dedicados a la protección de los derechos de las personas que llegan a costas españolas, que son trasladadas a territorio desde los CETI (Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes) o que salen de los CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros), CATE (Centro de Atención Temporal de Extranjeros) o Comisarías.

En total, CEAR ha acogido a 2.131 personas en 505 plazas, de 18 centros distribuidos en ocho provincias. Además, ha continuado dando respuesta a las personas llegadas por costas andaluzas durante todo el año 2020 a través del proyecto puesto en marcha junto a ACNUR, que le ha permitido atender al 74% de las personas llegadas a costas andaluzas.

Inclusión

El objetivo es contribuir a que las personas solicitantes de asilo, refugiadas, apátridas y migrantes en situación de vulnerabilidad puedan alcanzar una vida digna, autónoma y estable en España, en igualdad de condiciones que el resto de la población.

Bajo esta premisa, en el año 2020, ha logrado adaptar a la realidad de la pandemia los servicios especializados de intervención social, formación, empleo y alianzas para la empleabilidad, atención psicológica, aprendizaje del idioma y vivienda. Gracias a ello, ha puesto en marcha cerca de 200.000 actuaciones y atendido a 17.989 personas.

 

Jurídico y Traducciones

El Área Jurídica de CEAR ha sido referente en la atención a solicitantes de protección internacional, especialmente relevante en este año marcado por la pandemia. La COVID-19 ha tenido un impacto importante en la intervención que llevamos a cabo con carácter global y un destacado incremento en el porcentaje de perfiles elegibles y en situación de especial vulnerabilidad.

CEAR ha continuado defendiendo la libertad de circulación de las personas solicitantes de asilo confinadas en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, y ha logrado 37 decisiones favorables, entre ellas la relevante sentencia del Tribunal Supremo.  Gracias a un equipo de alta cualificación profesional y compromiso personal, CEAR ha logrado atender a 20.925 personas de 110 nacionalidades diferentes.

Además, el servicio de Traducción e Interpretación ha coordinado una media anual de 50 interpretaciones y traducciones diarias, manteniéndose con respecto al año anterior, a pesar de las dificultades derivadas de la pandemia.

 

Políticas y Campañas

Gracias a la acción conjunta del trabajo en Incidencia, Comunicación, Voluntariado y Participación, y Marketing e Innovación se han puesto en marcha diferentes campañas con un objetivo común: visibilizar el trabajo de CEAR, incidir en la defensa de los derechos de las personas refugiadas, sensibilizar, generar empatía y movilizar a la colaboración.

En un año en el que las pantallas han sido las máximas aliadas, CEAR ha puesto en marcha 75 acciones, y lanzado campañas como «Regularización Urgente» para pedir al gobierno poner en marcha un proceso de regularización extraordinario. Además, la entidad lanzó «Segunda Vida», una campaña de sensibilización elaborada y difundida junto al innovador medio digital “Playground” con el que se grabó mediante
cámara oculta las reacciones del público en un mercadillo ante una “falsa” tienda de objetos de segunda mano.

 

 

Somos Personas

Durante el pasado año, CEAR siguió buscando la excelencia en su trabajo, por lo que adoptó el compromiso con la mejora de la calidad de éste a través de la implantación de sistemas de gestión basados en la Norma UNE EN ISO 9001:2015 y su Certificación por parte de AENOR.

Para garantizar el cumplimiento de nuestra misión, contamos con un elevado número de personas trabajadoras y voluntarias que logran sostener nuestro compromiso con las personas refugiadas. Pero además, nuestro trabajo no sería posible sin el apoyo de socios, socias y donantes, simpatizantes, empresas colaboradoras y el apoyo financiero de diferentes entidades públicas y privadas.

 

Memoria Anual 2020

Ayúdanos.

Con una aportación de 10€ nos ayudas a proporcionar el material escolar para niños y niñas refugiadas