La X Solidaria contribuye a que la sociedad avance gracias al trabajo de las ONG

El pasado 8 de abril, Día Mundial de la Salud, arrancó el periodo para realizar la declaración de la renta ha empezado un año más y, con él, las ONG se unen para presentar la campaña de la X Solidaria y conseguir que más personas contribuyentes marquen la casilla 106 de Actividades de Interés Social en su renta. Gracias a este sencillo gesto, cada año, se impulsan distintos proyectos sociales para lograr una sociedad más justa, inclusiva e igualitaria que no deje a nadie atrás. En 2020, el 55% de las personas contribuyentes macaron la casilla solidaria de la renta, superando los 11 millones y medio de personas.

 

Sin embargo, un 45% de personas no marca la X Solidaria, o bien porque marcan solamente la casilla de la Iglesia Católica (11%) o porque no marcan ninguna casilla, dejando en blanco su asignación (34%). Si lo hicieran, podrían sumarse a la recaudación 248 millones más, es decir, se podría llegar a 635 millones de euros para ayudar a las personas que más lo necesitan, según los cálculos de los promotores de la campaña.

Es por este motivo que las ONG se unen en su encuentro anual para presentar la campaña de la X Solidaria, en el Día Mundial de la Salud, enmarcada además en un contexto de crisis sanitaria, social y económica provocada por la COVID19, que ha afectado con gran dureza a las personas en situación de mayor vulnerabilidad: personas en situación de pobreza y exclusión social, personas mayores, con discapacidad, infancia. Es por ellas que un año más se hace hincapié en la importancia de que las personas contribuyentes marquen la casilla 106 o X Solidaria en su declaración de la renta.

En este sentido, se ha recordado que la pandemia ha creado nuevos colectivos pobres y en riesgo de exclusión social que nunca antes habían necesitado de las ONG y que ahora acuden a ellas como “única salida”. Además, se ha subrayado que “las entidades han visto duplicadas, e incluso, triplicadas las solicitudes de ayuda por lo que ha animado a la ciudadanía a marcar la casilla 106 en su declaración de la renta, un gesto totalmente gratuito que cambiará la vida a millones de personas y ayudará a crear una sociedad más fuerte, cohesionada, solidaria e inclusiva, que no deje a nadie atrás”.

 

Testimonios de personas beneficiarias de la X Solidaria

Tras las intervenciones de las personas representantes del Tercer Sector de Acción Social, se dio paso en el coloquio a las personas beneficiarias. En primer lugar, Estela Claudio López, desde Salamanca, ha contado su experiencia como mujer con una discapacidad física del 42% que encontró trabajo en la portería de un colegio, realizando también tareas administrativas, justo antes de que comenzase la pandemia. Que Estela encontrase trabajo fue posible gracias al programa Inclusión laboral de personas con discapacidad física y orgánica de COCEMFE financiado con la X Solidaria. Según sus propias palabras, gracias a este proyecto “he podido reciclarme profesionalmente y conseguir un empleo indefinido en estos tiempos tan difíciles. La implicación de COCEMFE en todo el proceso y su seguimiento continuo ha sido clave”.

A continuación, presentó a Antón Gómez Escolar, de quien destacó que es voluntario del programa Energy Control de UNAD y especialista en psicofármacos, que hace su voluntariado con jóvenes que tienen o pueden tener problemas de adicciones. Gracias a la X Solidaria, Antón ha compartido su experiencia sobre cómo acercarse a la juventud destacando que “realizamos este voluntariado informando para prevenir, sin juzgar, para reducir los riesgos asociados al consumo de drogas. Trabajamos con información científica y objetiva, sin mitos ni tabús, creamos un vínculo de confianza entre iguales muy valioso para jóvenes que a menudo se sienten juzgados y no acuden a otros recursos”. Antón cree que la X Solidaria aporta al voluntariado “herramientas y medios necesarios para desarrollar este tipo de programas dirigidos a proteger la salud de la población joven y llegar al máximo número de personas”, lo cual es fundamental, especialmente en contextos de prevención de los riesgos asociados a las drogas.

Por último, ha intervenido Ana Belén Ruiz, madre de Daniel, un niño de 11 años con sordera profunda bilateral, que usa dos implantes cocleares y se comunica en lengua oral. Gracias a la Confederación Española de Familias de Personas Sordas (FIAPAS) y a su Programa Servicio para el acceso a la información y a la comunicación de las personas con discapacidad auditiva, financiado con la X Solidaria, Daniel recibió la ayuda que necesitaba. Durante su intervención, explicó a qué dificultades se había enfrentado previamente, destacando que “gracias al servicio de préstamo de bucles magnéticos de FIAPAS, cuando mi hijo cambió de colegio, dado que en éste era el primer caso con sordera y se tarda un tiempo en la tramitación de los recursos de apoyo con la Administración, entre tanto pudimos disponer de forma inmediata de este sistema y así mi hijo pudo escuchar y entender al profesor desde el primer día, acceder a la información de clase y participar”. “Estos sistemas hacen que el ruido ambiente se disminuya casi en su totalidad, facilita la escucha de la persona que habla y, en el ámbito escolar, ha permitido a mi hijo entender bien al profesor a pesar de estar lejos o de espaldas y de llevar la mascarilla”.

Tanto Estela, como Antón y Ana Belén han hecho hincapié en la importancia de que las personas contribuyentes sigan marcando la X Solidaria. Ellas son una representación de los millones de personas a las que la ayuda llega cuando se marca la casilla de fines sociales en la declaración de la renta, haciendo posible, con este sencillo gesto, que las ONG las apoyen y acompañen en sus distintas y diferentes realidades.

* La campaña X Solidaria, dirigida a informar y sensibilizar a las personas contribuyentes para que marquen la casilla 106 de Actividades de Interés Social en su declaración de la renta anual, es coordinada por la Plataforma de ONG de Acción Social. El lema elegido para este año es #ConTuXAvanzamos.

 

Ayúdanos.

Con una aportación de 10€ nos ayudas a proporcionar el material escolar para niños y niñas refugiadas