CEAR lamenta la “clara indefensión jurídica” de las personas migrantes que llegan a Canarias

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) ha denunciado la situación de “clara indefensión jurídica” en la que se encuentran las personas migrantes que llegan a Canarias por vía marítima al hacerse públicas las dificultades que encuentran los letrados de esta isla para acceder físicamente a sus defendidos y poder llevar a cabo su defensa.

 

La organización ha querido mostrar su preocupación al conocerse que los abogados de las personas migrantes deban procurarse sus propios equipos sanitarios y que los acuerdos de devolución se tramitan por grupos y sin asistencia letrada adecuada, algo que según CEAR estaría vulnerando el derecho a la asistencia jurídica de estas personas y el de información para posibles solicitantes de asilo con independencia de su nacionalidad.

La entidad reclama que se habilite un espacio adecuado para que, tal como establece la normativa, las personas migrantes puedan ser atendidas por sus abogados en las primeras 72 horas, se les ofrezca información completa de su situación, garantizando su comprensión a través de intérpretes de un idioma que comprenda.

“Es fundamental que cualquier persona que llegue a nuestro país tenga garantizado el acceso a la asistencia letrada, cuente con información sobre la posibilidad de solicitar asilo y si se inicia un proceso de devolución,  cuente con todas las garantías”, insistió Juan Carlos Lorenzo, coordinador de la organización en Canarias.

En este sentido, CEAR quiere mostrar su preocupación por la reciente reactivación de los vuelos de repatriación a Mauritania y alerta de que la falta de garantías en el proceso puede provocar la expulsión de personas cuya vida corra peligro al volver a su país de origen, una práctica contraria al ‘principio de no devolución’ recogido en el derecho internacional y estatal.

Además, la entidad recuerda que la reactivación de la ruta canaria desde distintos puntos de la costa africana, algunos tan lejanos como el sur de Senegal, ha supuesto que más de 400 personas habrían perdido la vida en lo que va de año.

Este incremento de llegadas ha provocado también que en el suelo del muelle de Arguineguín, en la isla de Gran Canaria, han llegado a dormir más de 1.800 personas, centenares de ellas durmiendo sobre el asfalto y a la intemperie, por lo que deben ponerse cuanto antes las medidas anunciadas por el Gobierno para que no se repitan situaciones como ésta, al tiempo que CEAR reclama que el Ministerio del Interior deje de poner obstáculos al traslado de personas migrantes a la península desde el archipiélago.

“Canarias no puede convertirse en un agujero negro en materia de derechos, como lo han sido las islas griegas, ni el coronavirus puede ser la excusa para no afrontar un incremento de llegadas que lleva produciéndose desde hace más de un año. Busquemos alternativas más coherentes con la realidad”, propuso Lorenzo.

 

Ayúdanos.

Con una aportación de 10€ nos ayudas a proporcionar el material escolar para niños y niñas refugiadas