El acceso al derecho de asilo en un año marcado por la pandemia

Durante el 2020, la crisis sanitaria mundial causada por la COVID-19 repercutió de forma drástica en la situación de las personas migrantes y refugiadas que llegaban a Europa por nuestra frontera sur. El cierre de la frontera con Marruecos y la crisis de acogida en Canarias fueron los grandes protagonistas en un año marcado por el aumento de obstáculos para acceder al derecho de asilo.

 

Canarias: crisis de acogida durante 2020

Durante el 2020, más de 23.000 personas llegaron a Canarias. Al menos 539 perdieron la vida tratando de alcanzar las islas, en una de las rutas más peligrosas y mortíferas del mundo, tal y como refleja el Informe Anual de CEAR 2021.

La declaración del estado de alarma en marzo, y el sucesivo confinamiento, ralentizó las llegadas durante ese mes. Sin embargo, volvieron a aumentar desde el mes de julio, alcanzando su máximo número en los tres últimos meses del año.

La atención brindada a las personas que llegaron por costas se caracterizó por la descoordinación entre administraciones, la ausencia de una red de acogida humanitaria sólida y la falta de infraestructuras, que provocó la rápida saturación de espacios y el uso de campamentos improvisados, como el de Arguineguín, sin garantía de derechos y discriminación.

A finales de año, la situación era insostenible. En diciembre se avanzó en la construcción de los macro campamentos y se produjeron los primeros traslados a la península, aunque se recrudeció el bloqueo para salir de las islas. A principios de 2o21, CEAR lanza una petición para desbloquear la situación en Canarias e impedir que las personas que llegan se queden aISLAdas.

VER INFOGRAFÍA DE CANARIAS COMPLETA

Situación en Ceuta

La crisis sanitaria afectó de forma drástica en la llegada de personas migrantes a la ciudad autónoma de Ceuta tras el cierre de la frontera con Marruecos desde el 13 de marzo de 2020. El número de personas migrantes llegadas disminuyó un 62%. Por vía terrestre llegaron 340 (respecto a las 1.362 personas en 2019); por mar lo hicieron 430 personas (frente a las 655 del año anterior).

Con respecto a las solicitudes de protección internacional, 285 personas pidieron asilo, todas ellas en territorio, frente a las 579 del año anterior (un 49% menos que en 2019). Las nacionalidades mayoritarias fueron la marroquí y argelina.

 

Libertad de Circulación

Tras casi tres décadas de denuncias, el Tribunal Supremo reconoció el derecho fundamental de los solicitantes de asilo a la libre circulación por el territorio nacional. Durante el pasado año, reconocieron 37 sentencias favorables para las personas solicitantes y 27 traslados cautelares a territorio peninsular. Además, 145 personas fueron trasladadas desde Ceuta a la península entre marzo y abril para descongestionar el centro que superaba su máxima capacidad.

Tras la declaración del Estado de Alarma en España, se habilitó un pabellón en la ciudad autónoma, para acoger a más de 100 personas de origen marroquí atrapadas en la ciudad y un antiguo hospital de la Cruz Roja como albergue provisional. Tras los 15 días de cuarentena, las personas solicitantes de protección internacional pudieron acceder al CETI, pero con dificultades. A principios de año, el Gobierno de España empezó a sustituir las concertinas por una valla de mayor altura, terminada en peines invertidos.

VER INFOGRAFÍA DE CEUTA COMPLETA

Situación en Melilla

Las llegadas a Melilla en 2020 se redujeron en un 75%, en comparación con 2019. Por vía terrestre llegaron 1.415 personas, tres veces menos que el año anterior, y por vía marítima solo 43, frente a los 898 de 2019.

El 43% de las personas que solicitaron asilo procedían de Túnez, Egipto y Argelia. De las 1412 personas que solicitaron asilo, el 57% formalizaron su solicitud por el procedimiento de frontera

En abril y mayo se trasladó a territorio peninsular a 50 y 119 personas respectivamente, a pesar de que al inicio del estado de alarma el centro se encontraba al 210% de su capacidad, con 1644 residentes. Su ocupación media anual fue de 1470 personas, pese a que su capacidad oficial es de 782 plazas.

Debido a la saturación del CETI y a su rechazo a aceptar nuevos ingresos, se abrieron recursos alternativos. Un Pabellón deportivo, una mezquita, una plaza de toros y un hotel, entre otros.

VER INFOGRAFÍA DE MELILLA COMPLETA

Ayúdanos.

Con una aportación de 10€ nos ayudas a proporcionar el material escolar para niños y niñas refugiadas