En el Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial CEAR rechaza el discurso del odio y la criminalización de la migración así como las políticas y conductas que limitan los derechos de las personas migrantes y refugiadas

Madrid- 21 de Marzo 

En el último año, hemos visto como se ha acrecentado el discurso hostil y alarmista hacia las personas migrantes y refugiadas que llegan a nuestras fronteras. Muestra de ello es el enfoque de las medidas puestas en marcha para controlar e impedir la llegada de estas personas principalmente a través de la frontera sur.  La instalación de concertinas en la valla de Melilla, la actuación de las autoridades en el Tarajal donde murieron al menos  15 personas y  la tramitación de la Ley de Seguridad Ciudadana donde se avalan las devoluciones sumarias, dando cobertura legal a una práctica ilegal, son ejemplos de políticas discriminatorias y represivas que muestran a las personas migrantes y refugiadas como una amenaza. A ello se une el tratamiento alarmista de la situación en la frontera sur desde el ámbito político y desde algunos medios de comunicación.

Todo ello pone de manifiesto la existencia de un discurso cada vez más hostil y de incitación al miedo hacia las personas migrantes y refugiadas que lejos de favorecer la convivencia, integración y cohesión social, agudiza la promoción de identidades excluyentes en la sociedad de acogida que fomentan la interiorización de prejuicios y estereotipos y con ello, un clima favorable al racismo y la xenofobia.

Es motivo de especial preocupación el desmantelamiento del trabajo institucional en materia de lucha contra la discriminación y la xenofobia. Ejemplo de ello es el debilitamiento del Observatorio Permanente de la Inmigración (OPI) y del Observatorio Español del Racismo y la Xenofobia (Oberaxe), así como  la eliminación desde 2012 del Fondo de apoyo a la acogida e integración de inmigrantes.

Además, nos preocupa la discriminación generada desde distintos ámbitos de la esfera pública: la aprobación  del RD 1192/2012 que impone restricciones al acceso a la asistencia sanitaria a personas en situación administrativa irregular, la permanencia de identificaciones por concurrencia exclusiva de rasgos étnicos o nacionales de las personas identificadas y su vinculación con vuelos de deportación masiva e internamiento de personas de origen extranjero en los CIEs.

Desde CEAR consideramos que es urgente y necesario que  la eliminación de la discriminación racial y étnica se ponga en el centro del debate migratorio como elemento necesario para la construcción de una sociedad libre de violencia y en la que todas las personas tengan derecho a vivir una vida plena con dignidad promoviendo políticas de integración inclusivas,  que incorporen mecanismos para aplicar de manera efectiva la legislación vigente contra el racismo y la xenofobia, así como poner fin a las medidas de austeridad que afectan de manera desproporcionada a los programas de integración.

De cara a las próximas elecciones a nivel local, autonómico y estatal hacemos un llamamiento a los partidos políticos para que den respuesta a los retos de la sociedad plural y diversa en la que vivimos. Solicitamos que incorporen en sus discursos el valor de la diversidad frente a los mensajes populistas y discriminatorios hacia la población de origen extranjero, solicitantes de asilo y refugiados, que asuman en el ejercicio de sus competencias la creación de ejes programáticos donde la igualdad sea un elemento transversal contribuyendo a la no estigmatización de algunos grupos de población y el fomento de la cohesión, convivencia y la participación social.

Fin del Comunicado

Para más información

Área de Comunicación: 91 598 05 35

Ayúdanos.

Con 10€ logramos que un niño refugiado tenga

acceso a material escolar y libros de texto para ir al colegio.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptando nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies