Empresas solidarias con los refugiados durante la pandemia

Si algo podemos sacar positivo de esta pandemia es la ola de solidaridad mayoritaria que se ha propagado por todos los ámbitos de nuestra sociedad, especialmente con las personas en situación de mayor vulnerabilidad. Este es el caso algunas empresas solidarias con los refugiados que han querido poner su granito de arena para apoyarles en estos momentos tan difíciles.

Durante este tiempo de cuarentena, CEAR ha recibido el apoyo de muchas personas para seguir realizando su trabajo diario de acogida e inclusión social. La colaboración de muchas empresas solidarias con los refugiados ha sido fundamental para facilitar materiales básicos que sirven para que puedan sobrellevar estos difíciles momentos de la mejor manera posible, con salud y con recursos a su alcance para seguir aprendiendo durante el confinamiento.

Equipos de protección

Entre los materiales que le han facilitado a CEAR estas últimas semanas se encuentran muchos de los que necesita toda la población para protegerse de esta pandemia, cuidando de su salud y de la del resto. Así, la Fundación MAPFRE ha colaborado con la desinfección de algunos de los centros de acogida donde residen las personas refugiadas atendidas por la organización y ha donado material básico para la prevención.

Por su parte, el Comité Olímpico Español (COE) y la Fundación Real Madrid han hecho entrega de equipos de protección, como mascarillas, para usuarios y empleados del centro de acogida de CEAR en Getafe.

Alimentación

La donación de comida preparada o productos en seco para los centros de acogida o dispositivos que lo necesitaban en diferentes puntos de España está siendo fundamental para cubrir necesidades básicas. Wetaca, IKEA, Ricfrisa, Frusalar, Cristina Oria, Dieta Ecológica y Food 4 Heroes se están volcando estos días por garantizar una dieta rica y saludable a quienes más lo necesitan.

Tecnología

Pryconsa, Auren, Reale, BNP Paribas, ADAMS Formación, Babaà y Fundación Profesor Uría han donado tablets a CEAR para que los niños y niñas refugiados puedan seguir sus clases online y tener momentos de ocio digital. Gracias al apoyo de estas empresas se garantiza que los menores sigan su aprendizaje de la mejor manera posible.

Además, Vodafone ha proporcionado tarjetas SIM para que las personas refugiadas puedan conectarse a Internet y seguir sus cursos de formación, estar en contacto con sus familiares, recibir sus clases de español o simplemente disfrutar de una buena película.

Formación

SPEAK Social ha puesto a disposición de las personas refugiadas su plataforma de conversación y soporte de gestión para iniciativas de apoyo lingüístico a distancia, tras la interrupción de las clases presenciales de idiomas del Servicio de Aprendizaje de Idiomas de CEAR.

Además, Babbel ha facilitado más licencias para que puedan aprender español y ADAMS Formación más becas para que puedan proseguir con cursos de formación para el empleo durante esta cuarentena.

Entretenimiento

El confinamiento está siendo especialmente duro para los más pequeños. Para tratar de aliviarlo un poco, Mumuchu ha donado juguetes educativos a la delegación de CEAR en Valencia. Asimismo, los niños y niñas del centro de acogida de Carabanchel han podido disfrutar de cuentos y juegos que hacen más divertido estos días de confinamiento, gracias a una iniciativa de Disney.

Otras colaboraciones

A medida que pasa el tiempo y se alarga el confinamiento cada vez son más las empresas solidarias con las personas refugiadas. La compañía textil Tendam, por ejemplo, ha donado ropa durante estos días. Hogan Lovells y Cuatrecasas se han ofrecido para resolver algunas de las innumerables consultas fiscales y laborales que pueden surgir en este nuevo contexto económico y social. Al mismo tiempo, junto a Triodos Bank, ambos bufetes jurídicos están apoyando en la difusión de iniciativas como ‘Solidaridad y Refugio en tiempos de coronavirus’, así como a visibilizar las necesidades de CEAR. Por último, la empresa ARUP apoyará con traducciones al área de Marketing y Desarrollo.

Toda una ola de solidaridad que supone un gran empujón para todo el equipo de CEAR que no puede quedarse en casa, porque los derechos de las personas refugiadas no entienden de fronteras ni pandemias.

Ayúdanos.

Con 10€ logramos que un niño refugiado tenga

acceso a material escolar y libros de texto para ir al colegio.