¿De qué huyen las mujeres refugiadas?

Natacha, Jessica, Esther, Araeli, Emily, Adama, Olga, Cheija… Detrás de cada una de estos nombres hay historias personales y únicas, pero todas tienen un nexo que las une a las mujeres en todo el mundo: la lucha por encontrar un lugar donde se reconozcan sus derechos y puedan vivir por fin en paz.

 

Actualmente, las mujeres representan el 48% de toda la población refugiada a nivel mundial, según el último informe anual de ACNUR. Más de 100.000 han solicitado asilo en nuestro país en los últimos cinco años. El año pasado representaron el 45% de las personas que solicitan asilo en España, cuando en 2015 eran tan solo el 37%. La presencia de más mujeres va íntimamente ligada a la presencia de más niños y niñas en las rutas migratorias, ya que la inmensa mayoría sigue siendo la encargada de los cuidados de la familia. Pero también suelen ser las que se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad cuando fallan los sistemas de protección internacional.

Mujeres que se ven obligadas a huir en muchas ocasiones por el simple hecho de ser mujeres y que luchan cada día por cambiar su historia y la historia de todas las mujeres obligadas a huir de sus hogares. Lamentablemente, siguen sobrando los motivos.

Matrimonio forzoso

Más de 12 millones de niñas sufren cada año un matrimonio forzado, unas 34.000 al día. La gran mayoría sufre depresiones y embarazos prematuros que ponen en riesgo sus vidas. Se estima que hay 650 millones de mujeres que se casaron durante la infancia y, si no se toman medidas, la cifra ascenderá a 800 millones en 2050. La tasa de prevalencia más alta está en el África subsahariana, donde aproximadamente cuatro de cada diez mujeres jóvenes se casaron antes de los 18 años, según datos de la campaña ‘¡No quiero!’. Conoce la historia de Sadaf y Shabnam.

Mutilación genital femenina

La mutilación genital femenina (MGF) puede producir hemorragias graves y problemas urinarios, y a la larga provocar quistes, infecciones, complicaciones del parto y aumento del riesgo de muerte del recién nacido. Más de 200 millones de mujeres y niñas vivas actualmente han sido mutiladas en 30 países de África, Oriente Medio y Asia donde se concentra esta práctica, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Estas prácticas arraigadas en muchas familias son una grave violación de los derechos humanos. Conoce la historia de Adama.

Trata

Muchas mujeres refugiadas tienen que huir de sus propios países u otros a los que han sido trasladadas de las redes de trata de personas. La explotación sexual continúa siendo el principal fin, representando el 59%, mientras que los trabajos forzados equivalen al 34% de los casos detectados. Aproximadamente el 72% de las víctimas detectadas son mujeres y niñas, según datos de UNODC. Los conflictos armados, el desplazamiento, el cambio climático, los desastres naturales y la pobreza provocan que las personas migrantes estén en el punto de mira.

La trata de seres humanos es una de las mayores vulneraciones de derechos humanos que se sufre en la actualidad y se considera como la esclavitud del siglo XXI. Además, se trata de un negocio que mueve cerca de 7.000 millones de dólares. Pese a ser una forma de persecución por motivos de género, en España se suele denegar la protección internacional a las víctimas. Las autoridades españolas deben mejorar los mecanismos de identificación y promover recursos de acogida específicos para sus víctimas. Conoce la historia de Emily.

Violencia machista

Se estima que el 35 por ciento de las mujeres de todo el mundo ha sufrido violencia física y/o sexual en algún momento de sus vidas (sin contar con el acoso sexual). La violencia hacia las mujeres no cesa una vez han huido de su país de origen: en muchos casos, durante el tránsito y en la acogida se perpetúan e intensifican las violencias agravando su situación de vulnerabilidad. Además, en todas las regiones del mundo existe discriminación y violencia hacia las personas LGTBIQ+, especialmente las mujeres transexuales a lo largo de todo su trayecto migratorio, las mismas también encuentran múltiples barreras en su proceso de inclusión en las sociedades de acogida.

Feminicidios

Se estima que de las 87.000 mujeres que fueron asesinadas globalmente en el 2017, más de la mitad a manos de sus parejas o miembros familiares, según datos de UNODC. Existe un tipo de violencia dirigida a la eliminación de las mujeres solo por el hecho de serlo. Además, las personas que denuncian estos feminicidios corren el riesgo de morir y por tanto deben recibir la protección internacional que necesitan.

Ayúdanos.

Con 10€ logramos que un niño refugiado tenga

acceso a material escolar y libros de texto para ir al colegio.