CEAR condena el uso de las cuchillas y exige su retirada de las vallas de Ceuta y Melilla

El uso de las cuchillas atenta contra la integridad física y los derechos humanos de las personas migrantes y refugiadas, siendo contrario al Estado de Derecho y al Derecho Internacional de Derechos Humanos.

 CEAR hace un llamamiento para que se tenga en cuenta que gran parte de las personas que tratan de llegar a España por esta vía, son susceptibles de recibir protección internacional, huyendo de conflictos y de violación de derechos humanos en sus países de origen.

 

CEAR condena la instalación de las llamadas concertinas, alambres con cuchillas, en las vallas de Ceuta y Melilla por considerarla una medida inhumana y contraria al Estado de Derecho por atentar contra la integridad física y los derechos humanos de las personas migrantes y refugiadas. Además de tratarse de unamedida inútil que no disuadirá de los saltos a la valla, fruto de la desesperación, y que sólo contribuirá a aumentar el dolor y el sufrimiento de personas migrantes y refugiadas.

El endurecimiento de las políticas de fronteras en Europa contra la inmigración irregular y el flujo de personas refugiadas hacia el continente, con el aumento de los dispositivos de vigilancia, control, coerción y criminalización en detrimento de la protección de los derechos humanos, no han conseguido evitar la llegada de cientos de personas desesperadas. Al contrario, han aumentado el sufrimiento y los riesgos a que se ven sometidastantas y tantas personas a las que no queda otra opción que jugarse la vida en el mar o en las vallas huyendo de la violencia, los conflictos, la miseria y la explotación, como demostró la cercana tragedia de Lampedusa.

Estas cuchillas ya fueron retiradas en 2007 por el Ministerio del Interior debido a las terribles consecuencias de su uso, pues se constató la gravedad de las lesiones que producían a las personas que intentaban saltar la valla. En su momento fueron condenadas por el Defensor del Pueblo y numerosas organizaciones de derechos humanos españolas e internacionales. Hoy 7 años después, vuelven a ser condenadas por múltiples organizaciones e instituciones, incluido el Comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, NielMuiznieks, para quién la reinstalación de las cuchillas afecta negativamente a los derechos humanos y sólo consiguen aumentar los peligros que corren las personas migrantes. Esta medida no sólo es contraria a la Convención Europea de Derechos Humanos por la que vela el Consejo de Europa, sino también contraria a la propia Constitución Española, que en su artículo 15 vela por el derecho a la vida y a la integridad física y moral de las personas, “sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes”.

CEAR exige la retirada inmediata de las cuchillas de las vallas de Ceuta y Melilla, y la aplicación de políticas más humanas y realistas en la gestión de los flujos de personas migrantes y refugiadas. Las fronteras no pueden ser espacios sin ley ajenos al Estado de Derecho y a la protección de los derechos humanos, mientras que las políticas de gestión de los flujos migratorios deben cambiar su orientación exclusivamente coercitiva y disuasoria en favor de medidas más efectivas de cooperación al desarrollo y defensa de los derechos humanos en los países de tránsito y origen.

Por todos estos motivos CEAR condena que el control de fronteras se realice a costa de violar los Derechos Humanos.

 

Ayúdanos.

Con 10€ logramos que un niño refugiado tenga

acceso a material escolar y libros de texto para ir al colegio.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptando nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies