2017, el año del “orgullo de incumplir” con los refugiados

Imagen de la portada del Informe Anual de CEAR 2017. Olmo Calvo.

En Enero España reconoció el derecho de asilo a 12 víctimas de trata y sus hijos. Desde hace años CEAR reclama la concesión del estatuto de refugiado a las víctimas de este delito ya que sufren una persecución por motivos de género.

Por otra parte, ante la reclamación interpuesta por CEAR, la Defensora del Pueblo Europeo reclamó  a la UE que analizara el impacto en los derechos humanos del acuerdo firmado con Turquía ya que hasta la fecha no se había producido.

Febrero: A pesar de la reapertura del caso Tarajal en los juzgados un mes antes, 3 años después de aquella trágica mañana, aún no se han esclarecido las causas ni los responsables de las 14 muertes y una desaparición ocurrida en la playa fronteriza de Ceuta.

Además, ese mes tuvo lugar una multitudinaria manifestación en Barcelona donde se expresó la clara voluntad social a favor de la acogida de refugiados.

En Marzo se hicieron públicos los datos de asilo del año anterior. A pesar del récord en el número de solicitudes, España siguió presentando algo más del 1% de las peticiones de asilo de toda la UE. Aunque la tasa de reconocimiento subió hasta el 67%, desde CEAR lamentaron que la inmensa mayoría de las decisiones favorables fueron para personas sirias, negando por tanto en muchas ocasiones el derecho de asilo a personas que huyen de otras guerras o persecuciones. Además, la concesión de estatutos de refugiados fue de apenas un 3’5%, y se acumularon más de 21.000 solicitudes de asilo sin resolver.

Un 14 de Abril de hace 105 años se hundía el Titanic, provocando la muerte de 1.514 personas. CEAR aprovechó esta ocasión para recordar que solo en el siglo XXI, al menos 38.000 personas habrían muerto tratando de llegar a Europa. Es decir, “25 Titanic se habrían hundido en el Mediterráneo en lo que va de siglo.

CEAR denuncia que, por culpa de las políticas europeas de cierre y externalización de fronteras, cada vez los refugiados y migrantes se ven obligados a tomar rutas más largas y arriesgadas.

Mayo: En su informe “Atrapados en Grecia. Un año después del acuerdo UE Turquía” CEAR alarmó sobre la “terrible situación humanitaria” en la que aún viven miles de personas que llegaron  a Grecia en busca de refugio y se han encontrado con que el fracaso del programa europeo de reubicación junto al acuerdo con Turquía han convertido a las islas y la península griegas en “una ratonera para refugiados”.

Junio  En la presentación de su Informe Anual, CEAR reclamó un Pacto de Estado “ante el “drama humano de los refugiados”: más de 65 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares, el número de muertes en el Mediterráneo sigue convirtiendo a la frontera europea en la más mortal del mundo, y miles esperan el cumplimiento de los programas acordados por la UE.

Con motivo del Día Mundial del Refugiado, más de 100 organizaciones reivindicaron junto a la sociedad los derechos de las personas refugiadas y migrantes, en una manifestación en Madrid bajo el lema Queremos Acoger Ya.

En Julio se produjo una nueva tragedia en el Mar de Alborán, con la muerte de 49 personas ahogadas cuando trataban de llegar a España. Una cifra que alcanza las 223 al acabar el año según la OIM. Las organizaciones de Migreurop en España lamentaron que las actuales políticas migratorias europeas y españolas no solo son ineficaces sino que en caso de mantenerse seguirán produciéndose más muertes. Según la organización APDHA, en los últimos 20 años cerca de 6.000 personas habrían muerto en el mar tratando de alcanzar las costas españolas.

Agosto: Ante las “nefastas condiciones y falta de espacio” de las salas del aeropuerto de Barajas para alojar a las personas que solicitan asilo, CEAR presentó una queja al Defensor del Pueblo que provocó su visita a estas instalaciones. Además, desde esta institución, tras repetidas quejas de CEAR, se pidió a la Fiscalía del Estado que aplicara la presunción de minoría de edad en las solicitudes de protección internacional en aeropuertos, una situación que se estaba produciendo en el de Madrid Barajas, incumpliendo las obligaciones legales nacionales e internacionales.

Septiembre fue el mes en que terminaba el plazo para cumplir los acuerdos europeos sobre los programas de reubicación y reasentamiento. El día que acababa el plazo la UE apenas había trasladado a una de cada cuatro personas de las que se comprometió a acoger, mientras que España, apenas superaba el 11% de cumplimiento de estos acuerdos. Es decir, todas ellas cabrían en uno de los fondos del estadio Santiago Bernabeú Bernabeú. Al terminar el año estas cifras apenas han subido a 1 de cada 3 y al 15% respectivamente. CEAR apuntó 9 motivos para explicar ese fracaso y lanzó una petición desesperada.

Ocho organizaciones denunciaron con este vídeo “el orgullo de incumplir” por parte de las autoridades europeas su compromiso con los refugiados.

En Octubre se produjeron dos “victorias legales” en materia de asilo. Por una parte, el TSJ de Madrid confirmó el derecho de los solicitantes de asilo a salir de Ceuta. Pero sobre todo, el  Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó a España por la ‘devolución en caliente’ a dos jóvenes expulsados de Melilla, lo que suponía una nueva evidencia de la ilegalidad de estas prácticas.

A pesar de ello, desde el Ministerio del Interior se siguió defendiendo estas expulsiones colectivas contrarias al derecho de asilo con el argumento de que son “rechazos en frontera”. Desde CEAR se inició una campaña de firmas para pedir que se apruebe el fin de las devoluciones en caliente en el próximo debate sobre la Ley de Seguridad Ciudadana.

En Noviembre, CEAR criticó la concesión del Premio Princesa de Asturias a la Unión Europea, cuando Europa claramente “había dado la espalda a los refugiados”. Para mostrar este rechazo, el día de la entrega del galardón, CEAR entregó las 27.454 firmas de apoyo a la campaña #UErfanos exigiendo a la UE que tome medidas para evitar las muertes en el Mediterráneo.

Ese mismo mes, el mundo quedó sobrecogido con la prueba en imágenes de un temor ya conocido: el mercado de esclavos migrantes y refugiados en Libia. De nuevo, se volvía a poner precio -esta vez entre 400 y 800 dólares- a la vida humana.

Diciembre. Al terminar el año, el balance sigue siendo desolador. Aunque se hayan reducido respecto a 2016, se volvieron a superar las 3.000 muertes en el Mediterráneo. Miles de refugiados siguen atrapados en Grecia y otros países de Europa central. A pesar de nuevas promesas, los estados de la UE siguen muy lejos de cumplir sus acuerdos. Y los discursos xenófobos y abiertamente racistas no dejan de propagarse a ambos lados del Atlántico.

Falta por ver la respuesta ante el notable aumento de solicitudes de asilo que se ha producido este año en España. Pero el orgullo de incumplir sus compromisos con los refugiados por parte de las autoridades españoles y europeas hace difícil pensar que el 2018 será un año de “buenas noticias” para los refugiados.

Ayúdanos.

Con 10€ logramos que un niño refugiado tenga

acceso a material escolar y libros de texto para ir al colegio.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptando nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies