15 preguntas clave para entender la emergencia de los refugiados en Europa

1. ¿Qué es el derecho a asilo?

El derecho de asilo es un derecho humano contenido en la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 y desarrollado en la Convención de Ginebra de 1951 y su Protocolo (Protocolo de Nueva York de 1967) y otros tratados internacionales y regionales en la materia como la Carta Europea de Derechos Fundamentales. El Estado español lo reconoce en su Constitución y lo regula a través de su Ley de Asilo- Ley 12/2009.

El derecho de asilo es el derecho de toda persona a buscar protección fuera de su país de origen o de residencia habitual y disfrutar de ella en caso de tener fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, opinión política o pertenencia a un determinado grupo social. La persecución por motivos de género, incluida aquella motivada por la preferencia sexual y la identidad de género, están incluidas en las causas de persecución que reconoce este derecho.

2. ¿Cuáles son las principales obligaciones que establecen los tratados internacionales y europeos?

España y los países de la Unión Europea han firmado las convenciones y tratados que les obligan a acoger y brindar una adecuada protección a las personas merecedoras de protección internacional.

  • El artículo 14.1 de la Declaración Universal de Derechos Humanos establece que, en caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo y a disfrutar de él, en cualquier país.
  • El artículo 33.1 de la Convención de Ginebra, el artículo 3 del Convenio Europeo de Derechos Humanos y el artículo 19 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea recogen el principio de no devolución, piedra angular y garantía del derecho de asilo. Este principio implica la prohibición por parte de los Estados de expulsar o devolver a una persona al territorio de cualquier país en el que su vida o su libertad se encuentren amenazadas, o en el que pudiera sufrir tortura, tratos inhumanos o degradantes u otras graves violaciones de sus derechos humanos.
  • La Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea en su artículo 18 garantiza el derecho de asilo dentro del “respeto de las normas de la Convención de Ginebra de 28 de julio de 1951 y del Protocolo de 31 de enero de 1967 sobre el Estatuto de los Refugiados y de conformidad con el Tratado de la Unión Europea y con el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea”.

3. ¿Por qué las personas refugiadas se ven obligadas a huir?

Las personas refugiadas se ven obligadas a huir porque sus vidas corren un grave peligro y necesitan protección. En la actualidad, más de 60 millones de personas viven lejos de sus hogares a causa de la persecución, la violencia y la vulneración de los derechos humanos. Asistimos al mayor éxodo de personas refugiadas desde la Segunda Guerra Mundial.

En los últimos años, se han intensificado los conflictos y la persecución a lo largo del mundo, siendo Oriente Próximo junto con el Norte de África, las regiones con mayor inestabilidad y mayor desplazamiento forzado.

No estamos ante una situación de emergencia puntual. El contexto geopolítico actual y el carácter duradero de los conflictos y de las situaciones de violencia requieren la puesta en marcha de soluciones duraderas y sostenibles para las personas que buscan protección internacional. Al mismo tiempo, es necesario abordar las causas que provocan los desplazamientos forzados.

4. ¿De dónde huyen las personas refugiadas y dónde están llegando?

Según datos de ACNUR, más de la mitad de las personas refugiadas en el mundo (53%) proceden de tres países: Siria, Afganistán y Somalia.

Europa no es ni mucho menos el principal destino de las personas refugiadas. El 86% de las personas refugiadas en el mundo son acogidas en los países más empobrecidos. Los principales países de acogida son Turquía, Pakistán, Líbano, Irán, Etiopía y Jordania.

Por poner un ejemplo, de los más de 4 millones de refugiados sirios, 1,9 millones se encuentran en Turquía, 1,1 millones están en Líbano, 250 mil en Iraq, 630 mil en Jordania y 150 mil en Egipto. Países que tienen un PIB hasta 30 veces inferior al de España.

siria

5. Siria, ¿principal país de origen de personas refugiadas?

Siria es el primer país de origen de las personas refugiadas en el mundo. El conflicto sirio con más de cuatro años de duración ya ha originado más de cuatro millones de personas refugiadas y seis millones y medio de desplazadas internas. Durante 2014, lejos de acercarse a su fin, la guerra civil se recrudeció y organizaciones internacionales denuncian desde el terreno que todas las partes llevan a cabo arrestos y detenciones arbitrarias, torturas, ejecuciones sumarias, destrucción de vecindarios completos, uso de armas químicas e incendiarias e imposición de restricciones arbitrarias, especialmente a mujeres y niñas.

La verdadera víctima de este conflicto es la población civil. Según datos de Amnistía Internacional, al menos 190.000 personas han fallecido desde el inicio del conflicto y más de 10 millones se encuentran en necesidad de ayuda urgente. Esta situación afecta gravemente a la infancia: 5,6 millones de niños sufren en Siria situaciones extremas de pobreza de acuerdo con datos de Unicef.

6. ¿Cuál es la respuesta de Unión Europea y qué está pasando en las fronteras europeas?

La Unión Europea, lejos de facilitar el acceso a la protección internacional a personas refugiadas que se encuentran en países de origen y tránsito, ha centrado todos sus esfuerzos en impedir la llegada de estas personas a las fronteras europeas priorizando su refuerzo, su control, así como la externalización de las mismas por encima de los derechos humanos y del derecho de asilo. En los últimos años hemos visto como se han construido muros y vallas en las fronteras exteriores y se ha desplazado la gestión y el control de fronteras a países terceros (como Marruecos, Turquía y Macedonia). Todo ello, con el fin de impedir a toda costa su llegada dejándoles atrapadas en países donde sus vidas corren grave peligro y donde no se respetan sus derechos humanos ni se les garantiza una adecuada protección internacional.

Frente a la violencia y la persecución, y ante la falta de vías legales y seguras para obtener protección, (como la posibilidad de solicitar asilo en Consulados de terceros países y Embajadas, visados humanitarios…) las personas refugiadas se ven obligadas a emprender peligrosas rutas para llegar a un país europeo que les asegure una adecuada protección. Muchas de ellas pierden su vida en el mar Mediterráneo, que se ha convertido en la ruta peligrosa del mundo, con más de 25.000 muertes en los últimos 15 años, casi 2.800 solo en 2015. Por otra parte, los que consiguen llegar a Europa ven como lejos de obtener la protección y la acogida a la que tienen derecho, los países europeos son incapaces de cumplir con sus compromisos con el derecho de asilo y las personas refugiadas y siguen inmersos en reuniones eternas mientras miles de vidas se ahogan de forma impune en el mar.

7. ¿La mayoría de las personas que están llegando a Europa son personas refugiadas?

La mayoría de las personas que están llegando a los países frontera exterior de la Unión Europea son personas merecedoras de protección internacional que provienen de países en conflicto como Siria, Eritrea y Afganistán.

Los últimos datos disponibles señalan que en lo que llevamos de año han llegado más de 430.000 personas migrantes y refugiadas a Europa a través de la ruta del Mediterráneo, la mayoría de ellas a Grecia (309.356, aproximadamente el 70% de todas las llegadas de 2015) y a Italia (121.139) . Más del 80% son potenciales refugiadas. En los últimos meses la ruta más utilizada es la de Centroeuropa (Macedonia, Serbia, Hungría) hacia el norte de Europa, con Alemania como destino final.

Conflictos bélicos, violencia generalizada, persecución, torturas, abusos sexuales… son motivos de persecución de las personas en países de origen y tránsito que motivan desplazamientos forzados para solicitar protección internacional en un país seguro.

Es necesario que no se confundan los motivos de persecución que fundamentan la necesidad de protección internacional con otras vulneraciones de derechos que son origen de los movimientos migratorios por motivos económicos, las cuales también merecen un tratamiento bajo la perspectiva de los Derechos Humanos, pero a las que no se aplica la normativa internacional y europea de asilo.

8. ¿Cuáles son las principales rutas, el papel de las mafias y la razón de su fortalecimiento?

Cuando tu vida corre peligro, no hay tiempo para preparativos. Hay que huir, poner tu vida y la de los tuyos a salvo. Las personas refugiadas no tienen más opción que elegir entre la tumba o la maleta.

Las rutas hacia Europa se han ido modificando en función de los controles fronterizos y el origen de los desplazamientos. La ruta Oeste-Mediterránea, que atraviesa Marruecos y Mauritania, constituida por el paso marítimo del norte de África a la Península Ibérica, así como la ruta terrestre a través de Ceuta y Melilla, actualmente no es una de las principales rutas debido al refuerzo de fronteras y a los dispositivos de control existentes. La ruta del Mediterráneo Central, que pasa por Libia hacia Italia, y la del Mediterráneo Oriental son actualmente las más utilizadas, sobre todo esta última que se define como el paso utilizado cruzando desde Turquía a la Unión Europea a través de Grecia, el sur de Bulgaria o Chipre. La descomposición del Estado libio abrió esta vía, que es la más peligrosa. Esta ruta es utilizada principalmente por la población subsahariana aunque también por la población siria desde Turquía.

La inexistencia de vías legales seguras para obtener protección obliga a las personas refugiadas a arriesgar sus vidas en estas rutas recurriendo a las mafias. La Agencia Europea para la Gestión de Fronteras -Frontex- señala que las principales redes de contrabando de personas operan en Turquía, en Estambul, Izmir, Edirne y Ankara. Los datos son confusos y contradictorios, pero distintas fuentes calculan que viajar supone una cantidad entre 3.000 y 5.000 euros.

Por más muros y vallas que se construyan, las personas refugiadas seguirán buscando la manera de llegar a un país seguro para salvar sus vidas. La Unión Europea no puede ponerlas en riesgo. Es el propio sistema de fortalecimiento de fronteras europeas lo que está obligando a las personas refugiadas a recurrir a las mafias, reforzando su papel y poniendo su vida en grave peligro.

9. ¿Dónde queda la Europa de la solidaridad y los derechos humanos?

Hasta el momento la respuesta dada por la Unión Europea ha sido completamente insuficiente, descoordinada e insolidaria. La situación actual identificada como “crisis de los refugiados” es, en realidad, la crisis de la Europa de los valores. Se ha intentado “impermeabilizar” la frontera, en contra de los compromisos internacionales de los derechos humanos y del derecho de asilo; pero es imposible contener el horror producido por la guerra y la huida de la población ante la muerte, la represión y la vulneración sistemática de los derechos humanos. Al mismo tiempo la Unión Europea no está garantizando una acogida y protección dignas a las personas que se encuentran en países europeos como Grecia, Italia o Hungría, que se encuentran completamente desbordados por el incremento de llegadas y la limitada capacidad instalada para la recepción y acogida de personas.

La solidaridad de los países europeos, el respeto del derecho de asilo y los derechos humanos y la consecución de un sistema europeo común de asilo parecen cada vez más inalcanzables. Los países de la UE no están actuando en base a los tratados internacionales y europeos, ni en coherencia con los valores fundacionales de la Unión Europea de solidaridad y respeto de los derechos humanos.

La Unión Europea que aparece hoy ante nuestros ojos es la Europa Fortaleza, insolidaria y totalmente incapaz de hacer cumplir a los Estados que la componen aquello que aceptaron y que por tanto, les obliga.

10. ¿En qué consisten las cuotas de acogida de personas refugiadas? ¿Cuál es la posición de España?

La Comisión Europea, en respuesta a la grave crisis humanitaria en el Mediterráneo, ha elaborado una propuesta de cuotas para la acogida de las personas refugiadas estableciendo dos tipos: cuotas de reubicación y cuotas de reasentamiento. Las primeras se aplican a personas refugiadas que ya han conseguido llegar a países europeos como Italia, Grecia o Hungría, mientras que las de reasentamiento se refieren a personas refugiadas que se encuentran principalmente en los campos de refugiados de los países limítrofes a los del país en conflicto o en el mismo país de conflicto.

En mayo de 2015 se lanzó una primera propuesta por parte de la Comisión Europea para la reubicación de 40.000 personas que ya se encuentran en Grecia e Italia. Tras varios meses de reuniones en las que los líderes europeos han “regateado” el número de personas refugiadas a las que acoger, el 14 de septiembre de 2015 se adoptó la decisión formal de acoger a 40.000 personas en un periodo de dos años.

El 9 de septiembre 2015, la Comisión lanzó una nueva propuesta de reubicación de 120.000 personas, añadiendo a Hungría como país de procedencia. Esta propuesta está pendiente de decisión puesto que en la cumbre extraordinaria de Ministros de Justicia e Interior no se llegó a un acuerdo. Asimismo, la Comisión propuso una cuota de reasentamiento de 20.000 personas. Esta propuesta está pendiente de discusión.

Teniendo en cuenta que estas discusiones comenzaron en mayo y que en lo que llevamos de año ya son más de 400.000 personas las que han llegado a los países frontera exterior de Europa, resulta irrisorio que los Estados europeos hayan tardado meses en dar respuesta a 40.000, dando muestra durante el proceso de una insolidaridad sin precedentes.

En lo que se refiere a la postura de España, hasta el mes de septiembre de 2015, el gobierno se ha mostrado reticente a asumir la cuota de reubicación propuesta por la Comisión mostrando su cara más insolidaria en las negociaciones tanto con el resto de los países europeos como con las personas refugiadas. Mientras otros países como Francia o Alemania aceptaron e incluso reforzaron la propuesta de mínimos, España la rechazó anunciando acoger a menos de las personas refugiadas que le proponía la Comisión Europea .

Sin embargo, a principios de septiembre el gobierno español dio un giro en el discurso mostrándose favorable a las propuestas de reubicación lanzadas por la Comisión, aunque sin acabar de concretar una cifra y evitando el debate de la obligatoriedad .

La presión de las organizaciones sociales y de la opinión pública, indignada ante la crisis humanitaria, así como el anuncio de la creación de la red de ciudades refugio, han tenido efecto determinante en la evolución de la postura del Gobierno que ha comenzado a dar pasos para organizar la acogida.

11. ¿Existen alternativas a la actuación de la UE y mecanismos legales para que las personas refugiadas lleguen sin poner en peligro sus vidas?

Ante la situación que estamos viviendo en el Mediterráneo y en las fronteras de la UE, los Estados miembro no han sido capaces de dar una respuesta coordinada, planificada y solidaria. Debaten el reparto a través de un sistema de cuotas de reubicación y reasentamiento de personas solicitantes de protección internacional que la apremiante realidad ya ha dejado obsoleto y que ha impulsado que la UE inicie de nuevo el debate para aumentar el número de estas cuotas. Mientras tanto miles de personas siguen perdiendo su vida en el mar. La Unión Europea debe poner en marcha de forma inmediata las siguientes medidas:

  • Desarrollar una nueva política de asilo e inmigración europea en la que se prioricen los Derechos Humanos, en coherencia con los valores fundacionales de la UE. Es urgente un cambio de enfoque en estas políticas, cuyo único enfoque actualmente es la seguridad y el control de las fronteras.
  • Responder de manera inmediata a una necesidad urgente: es necesario que los Estados Europeos abandonen sus discusiones eternas y lleguen a un acuerdo urgente con un enfoque común para la acogida de las personas que ya se encuentran en países de la Unión Europea desbordados en sus capacidades. Todo ello, teniendo en cuenta las cifras reales de llegadas (400.000 personas en lo que llevamos de año). Además es necesaria la aprobación de un mecanismo permanente que permita actuar de forma ágil, coordinada y solidaria en futuras situaciones de emergencia.
  • Poner en marcha una operación de rescate y salvamento en el Mediterráneo, con un mandato humanitario claro, que cuente con medios suficientes para cumplir con el deber de socorro y que incluya mecanismos para asegurar la posible solicitud de asilo en frontera.
  • Habilitar vías legales y seguras que garanticen el acceso de las personas refugiadas, creando corredores humanitarios que partan de enclaves anteriores a los puntos de partida de la ruta del Mediterráneo Central u Oriental, evitando que tengan que emprender travesías mortales para obtener protección en un país seguro.
  • Reforzar los programas de reasentamiento en coherencia con el número de refugiados, con un reparto equitativo y solidario entre todos los Estados. Hay que reforzar, en coherencia con el número de refugiados existente, los programas de reasentamiento.
  • Deben concederse visados humanitarios y eliminar la exigencia de visado de tránsito para aquellas personas que proceden de zonas en conflicto.
  • Del mismo modo, garantizar la posibilidad de pedir asilo en embajadas y consulados en los países de origen y tránsito.
  • Activar políticas de concesión de visados humanitarios.
  • Activar y que se haga efectiva la Directiva Europea de Protección Temporal en vigor desde 2001 y nacida para dar respuesta precisamente a estas emergencias humanitarias, activando el mecanismo contemplado para hacer frente a emergencias humanitarias.
  • Abordar las causas que provocan estos éxodos y desplazamientos forzados actuando en los países de origen y de tránsito.

12. ¿Qué necesidades tiene una persona refugiada al llegar a un país?

Tras la huida, la migración forzada que en ocasiones dura meses e incluso años, el tránsito por diversos países hasta alcanzar un país donde haya garantías de conseguir la protección que necesitan una persona refugiada o en búsqueda de protección internacional tiene una necesidad urgente de cubrir necesidades básicas como la alimentación, alojamiento, servicios de sanidad, vestido, normalmente cubiertas por los servicios públicos que se enmarcan en el sistema de acogida existente.

Además, existen necesidades de atención psicológica derivadas de la persecución, la violencia y dificultades vividas en el lugar de origen y/o en el trayecto de huida. Concurren necesidades de asistencia jurídica para el acceso al procedimiento de solicitud de asilo y el seguimiento del proceso hasta el reconocimiento del derecho; así como la garantía de su permanencia legal en el país de acogida. La elaboración de itinerarios integrales de inserción para poner a disposición las herramientas necesarias para el aprendizaje del idioma, formación, acompañamiento en el acceso a formas de consecución de medios de vida, etc. es fundamental.

Por todo ello es necesario que las personas acogidas dispongan de una red de atención social especializada y con conocimiento en esta materia que generen un proceso de trabajo conjunto orientado a la consecución de soluciones duraderas a la situación de desplazamiento forzado.

13. ¿Cómo es la acogida de las personas refugiadas en España? ¿Qué trabajo se está realizando ya y qué sería necesario hacer?

Las personas refugiadas y en búsqueda de protección internacional, que han visto sus derechos humanos violados, se encuentran en una situación de alta vulnerabilidad que requiere de una acogida y atención especializada e individualizada que aborde sus necesidades desde un enfoque integral, superando por tanto la respuesta habitacional y de necesidades básicas e incorporando la atención psicológica, jurídica, formativa, entre otras. En España existe desde hace décadas una Red Estatal de Acogida que engloba:

  • Los cuatro Centros de Acogida de Refugiados (CAR) -dos en Madrid (Alcobendas y Vallecas), Sevilla y Valencia (Mislata), dependientes del Ministerio de Interior y destinados a solicitantes y beneficiarios de protección internacional.
  • Los dos Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes- CETI (en Ceuta y Melilla) dependientes del Ministerio de Interior y destinados a solicitantes, beneficiarios de protección internacional y personas migrantes que acceden de forma irregular a estas ciudades.
  • Otros dispositivos de acogida dependientes del Ministerio de Empleo y Seguridad Social- MEYSS, gestionado por entidades y ONG especializadas en Asilo: CEAR, ACCEM y Cruz Roja.

Esto comprende:

  1. Alojamiento temporal.
  2. Información y asesoramiento legal sobre nueva situación.
  3. Orientación para su incorporación al sistema educativo, sanitario y social.
  4. Atención psicológica.
  5. Atención social especializada y gestión de ayudas económicas complementarias.
  6. Desarrollo de cursos para aprendizaje de la lengua y de habilidades sociales básicas.
  7. Orientación e intermediación para la formación profesional e inserción laboral.
  8. Actividades ocupacionales y de ocio y tiempo libre.

Es importante que en la atención a personas refugiadas y en búsqueda de protección internacional no construyamos de cero, sino que partamos de lo existente y no creemos sistemas paralelos que por la urgencia del momento ahonden en la situación de vulnerabilidad de las personas. El sistema de acogida español posee una enorme experiencia atesorada por los servicios públicos que trabajan en materia de asilo, las organizaciones sociales y las personas que trabajan en este ámbito –de forma remunerada y voluntaria –con conocimiento, competencias y habilidades específicas en este terreno. Esta red tiene capacidad para dar respuesta técnica y organizativa a esta situación, para lo que debe dotarse con recursos adecuados a través de los presupuestos europeos y de los gobiernos de los Estados miembro (incluido el español) para enfrentarse a algo que sucede desde hace muchos años, pero que en este momento ha cobrado una dimensión extraordinaria, de modo que sea posible la ampliación de los programas ya existentes.

Además, no podemos olvidar la necesidad de sensibilizar, entender y tomar conciencia sobre que es el desplazamiento forzado en el mundo, su origen y causas, dimensión y herramientas para abordar la atención a personas que se encuentran en búsqueda de protección internacional y entender la especificidad de sus necesidades cuando llegan al país de acogida.

14-¿Qué iniciativas sociales se están impulsando en España?

Ante la ineficacia de la aceptación de las decisiones europeas por parte de los Estados miembro y la falta de voluntad política por parte de los gobiernos a asumir su responsabilidad internacional, ha cobrado impulso la iniciativa de gobiernos locales acompañada, a su vez, por un impulso de solidaridad ciudadana sin precedentes.

El impacto generado por algunas imágenes en los medios de comunicación, han sido un revulsivo para que las personas reaccionaran con una ola de solidaridad ciudadana que ha dado lugar a numerosas iniciativas muy relacionadas con la puesta a disposición de alojamiento y donaciones de alimentos, ropa, medicamentos y utensilios de primera necesidad.

La sensibilización y participación de la ciudadanía en general y las propuestas de los municipios han sido decisivas para demostrar que la sociedad demanda dar respuesta de justicia a las personas refugiadas y al cumplimiento de las obligaciones del Gobierno y como respuesta a las posturas xenófobas, presionando a los responsables políticos a no mirar a otro lado. Esperamos que esta solidaridad, muchas veces denominada solidaridad en caliente, se mantenga de forma sostenida y fortalecida.

Debemos huir del asistencialismo y articular respuestas conjuntas desde las administraciones, las organizaciones sociales y la ciudadanía comprometida. La respuesta estará orientada a favorecer una atención integral y fomentar la autonomía de las personas refugiadas y se buscarán modelos de acción social inclusivos que permitan coordinar la respuesta.

En España ya hay decenas de Ayuntamientos y Corporaciones locales que se han declarado “Ciudades Refugio” como apuesta de ciudades inclusivas y dispuestas a apoyar el proceso de acogida de las personas refugiadas. En este sentido, desde CEAR, hemos elaborado una propuesta de Declaración Institucional para aquellos Ayuntamientos que quieran dar un paso al frente en su compromiso con las personas refugiadas.

15. ¿Cuál es la mejor forma de colaborar en esta situación?

Es necesario articular vías para la participación de la ciudadanía de modo organizado y coordinado asegurando una metodología de trabajo que garantice la dignidad, el bienestar y la autonomía de las personas refugiadas y que eviten, al mismo tiempo, que se genere desánimo o decepción de los ciudadanos y ciudadanas por no poder encauzar su deseo de dar una respuesta solidaria a la situación de estas personas.

Desde CEAR, hemos elaborado un Decálogo para la Solidaridad con las personas refugiadas con el objetivo de reflexionar sobre la participación de la ciudadanía de modo organizado y coordinado para asegurar una respuesta colectiva que asegure la dignidad, la integralidad y la autonomía de las personas refugiadas.

Al mismo tiempo proponemos las siguientes vías de colaboración:

  • Si quieres colaborar haciéndote socio/a o con una donación puntual o hacer un donativo por transferencia a nuestra cuenta del Banco Santander: ES25-0049-2758-21-2814076991
  • Si quieres formar parte del equipo de personas voluntarias en CEAR, puedes contactar en: voluntariado@cear.es
  • Si quieres colaborar con otro tipo de ayuda, te sugerimos contactes en primer lugar con el Ayuntamiento o Corporación Local más cercano, ya que son ellos quienes articularán la recepción de recursos para las fases de acogida y apoyo a las personas refugiadas que lleguen. De ahí, los recursos serán puestos a disposición de la Oficina de Coordinación Municipal de Ayuda al Refugiado de la FEMP (Federación Española de Municipios y Provincias) que será quien centralice y coordine este tipo de recursos con los Ayuntamientos.
  • Puedes encontrar más información sobre el trabajo de CEAR y las formas de colaboración en las diferentes oficinas de CEAR en España en los siguientes enlaces: en Madrid, Valencia, Canarias, Andalucía; en Euskadi; y en Cataluña

Te animamos también a conocer y firmar nuestra campaña #UErfanos: ” No permitas que la Europa de los valores se hunda en el Mediterráneo” y darle difusión entre tus contactos.

Consulta el documento en pdfAgenda2014.

Ayúdanos.

Con 10€ logramos que un niño refugiado tenga

acceso a material escolar y libros de texto para ir al colegio.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptando nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies